Ataque a bus de Boca le costó el cargo a ministro argentino

26/11/2018 Alicia

El ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo, presentó este lunes su renuncia al cargo luego de los hechos violentos ocurridos antes de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, en el que resultaron heridos varios jugadores de este último equipo y determinaron el aplazamiento indefinido del encuentro.

Medios locales adelantaron que Ocampo dimitió por el fracaso del operativo de seguridad que se montó en torno al estadio Monumental de River Plate y que el vicealcalde de la ciudad, Diego Santilli, asumirá sus funciones.

La esperada final de la Copa Libertadores de América, entre los dos equipos más populares de Argentina, debió ser suspendida el sábado luego de que fanáticos identificados con River atacaran el autobús en el que viajaban los jugadores de Boca.

El partido se había postergado para este domingo, pero la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió aplazarlo y habrá una reunión esta semana para definir una nueva fecha de esta final.

Tras los incidentes, se generó una polémica respecto a si la responsabilidad de la falta de seguridad fue del gobierno de la ciudad de Buenos Aires o del gobierno nacional, ya que ambos aportaron agentes policiales de su competencia para el resguerdo del evento.

Tanto el gobierno local como el nacional han afirmado que el ataque de los hinchas del Millonario al autobús que trasladaba a los jugadores del Xeneize, como se le llama a la hinchada, y al equipo del club Boca Juniors,  fue organizado por integrantes de “barras bravas” (ultra violentos).

Le puede interesar Atletas paralímpicos de Venezuela fueron engañados, burlados, desilusionados y desamparados

La tarde del lunes efectivos policiales registraron el estadio Monumental para buscar posible información en torno a la reventa ilegal de entradas, después de que el viernes, un día antes del partido, se registrara la casa de Héctor “Caverna” Godoy, uno de los líderes de la barra brava de River Plate, donde se encontraron 7 millones de pesos (unos 180.000 dólares) y 300 entradas para el encuentro.

Godoy estuvo detenido unas horas y luego recuperó su libertad.

Más temprano, agencias internacionales reseñaron una intervención del presidente Mauricio Macri quien criticó agriamente la liberación de Godoy y otra veintena de hinchas.

“¿Cómo van a tipificar como contravención y soltar a este señor? Es uno de los principales apuntados junto a sus 300 barras como los que orquestaron esta agresión. Necesitamos que todos trabajemos en conjunto para terminar con la violencia”, dijo Macri en rueda de prensa.

Sostuvo que como presidente no podía resignarse a tener que militarizar la ciudad para organizar un espectáculo deportivo. “Es una locura, no es lo razonable”, agregó el mandatario.

“No es solamente las piedras, no entiendo cómo alguien puede pensar que está bien escupir. Recibimos al presidente de la FIFA (Gianni Infantino) en nuestro país y me contaron que tuvo una experiencia espantosa desde el auto hasta su platea. ¿Cómo puede ser que se piense que escupir es algo que está bien? No tenemos por qué tener comportamientos salvajes”, añadió.

Redacción NotiVenezuela.com