Caminantes de la diáspora venezolana reciben apoyo de "ángeles de carretera"

12/02/2019 Chris Novoselic

Las dificultades que padecen los migrantes venezolanos ante la decisión de salir huyendo del régimen que gestó el socialismo en el país sudamericano desde hace 20 años ha obligado a muchos, a arriesgar su vida aventurándose en largas caminatas para llegar a mejores territorios dentro del continente.

Son aproximadamente 77,6 kilómetros desde el puente Simón Bolívar, por donde entran a Colombia, en la calurosa Cúcuta, hasta la fría Pamplona, los que deben caminar los venezolanos que no contaron con los recursos para viajar de manera más seguras, según reseñó Efe.

En este sentido, los caminos son intensos y crudos. Desde bajas temperaturas en las noches hasta altas olas de calor que azotan a los migrantes, son parte de los escenarios que deben padecer los caminantes que, en muchos casos, han emprendido tal odisea sin la promesa o seguridad de una estabilidad esperando en nuevas tierras.

Sin embargo, la iglesia evangélica Centro Mundial de Avivamiento, a cargo del pastor John Jairo Gauzayá, se ha dedicado a “atenderles en comida, en alimentación, en zapatos, en vestido y, sobre todo, en la palabra de Dios”, dijo el consagrado con respecto a los apoyos que brindan a cada ola migrante que ven pasar frente a su recinto.

Le puede interesar: García Arocha considera que vamos en buen camino

Elvis Torreal, un joven migrante venezolano tuvo que abandonar su natal Barquisimeto, estado Lara, dejando atrás una familia que padece el hambre y las angustias al no saber cómo seguir sobreviviendo.

“Entre una hermana y mi mamá me hicieron una vaca (colecta) para el pasaje, llegué hasta San Antonio y de ahí pienso llegar hasta Bucaramanga a pie”, afirmó a la agencia internacional con aires de seguridad.

Torreal aseguró que está dispuesto a completar a pie un trayecto es de 190 kilómetros dado que no tiene más recursos y ahora su familia cuenta con sus apoyos económicos.

“Nos han dado mucho apoyo con comida, con bebida, eso es muy importante. Yo ando triste porque dejé a mi familia en Venezuela, pero tengo el ánimo y la fe y la esperanza en Dios de que me vaya bien, entonces con la fe tengo fuerzas de salir adelante”, agregó mientras emprendía su camino.

Redacción NotiVenezuela.com