Guerrilleros “bajan de la mula” a ganaderos fronterizos con 10% de la producción

06/12/2018 Eucaris

Desde hace algunos años, grupos guerrilleros de Colombia vienen operando libremente en la frontera de Venezuela bajo la mirada complaciente de las autoridades. Desde que Hugo Chávez llegó al poder hace 20 años hasta la fecha, organizaciones criminales como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), entre otras, tienen carta blanca para movilizarse por el territorio nacional, según lo han denunciado organizaciones no gubernamentales que trabajan con las comunidades de los estados fronterizos

Desde el control de emisoras de radio hasta el manejo de la distribución de las cajas de alimentos subsidiados por el régimen de Nicolás Maduro – que se supone deben ser suministrados por los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) –, pasando por la comisión de delitos como sicariato, secuestro, robo, hurto, abigeato, extorsión, reclutamiento de niños y jóvenes, y desapariciones forzosas, entre otros, son algunas de las actividades irregulares en las que estarían involucradas estas organizaciones subversivas.

Las denuncias más recientes apuntan a que la guerrilla que opera en los estados Táchira, Barinas y Apure, están cobrando a los productores de ganado el 10% de lo que movilicen para luego sacrificarlo en mataderos clandestinos y usufructuar una mercancía obtenida de manera sucia.

La denuncia que reseñó este jueves el portal La Prensa de Lara, refiere: quienes tienen unidades de producción no saben qué hacer, pues son víctimas de ataques desde todos los frentes, comenzando por el gobierno nacional el cual insiste en fijar precios de venta de la carne; los gobernadores de estado que han emitido resoluciones prohibiendo la movilización del ganado en pie de un estado a otro; y ahora los grupos guerrilleros “cobrando” su cuota de 10% a los ganaderos para luego hacer jugosos negocios con mercancía ajena.

Si usted mueve 10 toros, debe entregarles dos. Esos animales los llevan a los botalones donde no hay ninguna medida sanitaria, los matan y sacan la carne a la venta. Algunos la venden al mismo precio que en la mayoría de los mercados, pero en otros un poco más caro”, denunció un productor de Apure bajo condición de anonimato.

Apure y Barinas tienen prohibido movilizar el ganado en pie, por órdenes de los gobernadores Ramón Carrizalez y Argenis Chávez, respectivamente. Esta situación ha sido denunciada por los productores reunidos en la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga).

Aun cuando la medida fue descartada a través de la Gaceta Oficial N°41.526, una resolución conjunta que prohibía esas restricciones, los gobernadores hacen caso omiso a la normativa legal y están exigiendo a los ganaderos el 30% de la producción para luego comercializarlos – supuestamente a los sectores populares más desfavorecidos –, pero a precios que de socialistas y solidarios no tienen nada.

También te puede interesar https://www.notivenezuela.com/noticia/asamblea-nacional-inicia-investigacion-sobre-presencia-del-eln-en-venezuela-18368 Asamblea Nacional inicia investigación sobre presencia del ELN en Venezuela

Por su parte, la gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez – del opositor partido Acción Democrática –, ha dicho que la medida gubernamental de prohibir la movilización del ganado y de establecer “precios justos” a la proteína, agudizará la escasez y el desabastecimiento.

El gobierno no tiene una estrategia real para permitir que la producción llegue al consumidor final. Esta medida lo que puede generar es que, en efecto contrario, disminuya la producción, y al mermar la producción escaseará el producto”, explicó.

A esto se suma el hecho de que desde el pasado viernes 30 de noviembre, el régimen de Nicolás Maduro decidió intervenir “temporalmente” 21 mataderos nacionales públicos y privados, alegando una supuesta componenda entre ganaderos y propietarios para desviar el producto a otros mercados, profundizando la escasez del rubro en el país.

Al respecto, el vicepresidente de la Asociación de Ganaderos del estado Táchira (Asogata), Edgar Medina, se pronunció y dijo:  “el gobierno confunde los conceptos de intervención, expropiación y ocupación con quitarle la propiedad a una empresa o persona natural. La intervención de mataderos no es más que una expropiación ilegitima, una violación al derecho de propiedad y trabajo. Esto trae como consecuencia menos carne, menos producción, menos abastecimiento de las carnicerías”.

Según cifras aportadas por instituciones que agrupan a los productores de ganado, entre los estados Táchira y Barinas existen aproximadamente 100 mataderos clandestinos los cuales no garantizan las condiciones sanitarias a la hora de sacrificar, procesar,  trasladar y vender el producto final a los consumidores.

La gobernadora Gómez expresó que ha denunciado la existencia de esas salas de matanza, pero desconoce si el gobierno ha actuado al respecto.

Redacción NotiVenezuela.com