Maduro pretende defender la "revolución" de una "derecha extrema intolerable"

10/01/2019 Chris Novoselic

Ante el gran rechazó internacional por más de 40 naciones, contra el Gobierno de Venezuela, el mandatario socialista, Nicolás Maduro, afirmó que su nuevo periodo presidencial 2019-2025 es una “obra” que no pude dejar a la “derecha extrema intolerable” que solo pretende deshacerla, al tiempo que llamaba al diálogo a la comunidad de países que se le oponen.

“No podemos permitirlo, por eso yo propongo, como iniciativa positiva, una cumbre de presidentes, jefes de estado, jefes de gobiernos, para abordar estas situaciones, y que se escuche a Venezuela, y en base al diálogo, a la diplomacia de paz, superar esta situación y retomar el camino de la cooperación, de la integración”, dijo posterior al acto de juramentación.

Asimismo, afirmó que es necesario tomar nuevas iniciativas de dialogo ante los movimientos internacionales que buscan, a su juicio, en el intervencionismo.

El Ejecutivo llamó a estas acciones basándose en las determinaciones que tomaron los países del Grupo de Lima para desconocerlo, impedirle la entrada a sus naciones y retirar a sus embajadores de Venezuela.

Le puede interesar: Aislamiento venezolano: Chile dice que "no quiere tener embajador en Venezuela"

Sin embargo, Maduro realizó este llamado al diálogo con intenciones de “limar asperezas”, al tiempo que continuaba lanzando duras críticas y señalamientos hacia los Gobiernos de Colombia y Brasil; dos grandes naciones que han arremetido fuertemente contra el régimen madurista.

“Yo quiero verle la cara a Iván Duque –Colombia- y que me hablara de Venezuela (…) Creo que nos tienen miedo”, apuntó Maduro con aires desafiantes.

También cargó contra la gestión de Jair Bolsonaro, nuevo regente del gigante latinoamericano. “Veamos el caso de Brasil y el surgimiento de un fascista como el presidente Jair Bolsonaro”, manifestó refiriéndose a lo que él llamó “el surgimiento de una derecha fascista en el Caribe”.

Cabe destacar que, dentro de los llamados a soluciones diplomáticas por parte de Maduro, continuó “defendiéndose” bajo la premisa de persecución en su contra por parte del Gobierno de los Estados Unidos (EEUU).

Maduro ha adoptado la idea de que desde Washington se ha orquestado un plan para derrocarlo o incluso asesinarlo. A su juicio, los EEUU impulsan una “guerra mundial” contra la nación venezolana que se ha evidenciado con las acciones del Grupo de Lima y otras posturas del continente Europeo.

No obstante, desde la Casa Blanca han ignorado tales difamaciones mientras reafirman que EEUU incrementará su “presión sobre el régimen corrupto” venezolano, según declaraciones del consejero de seguridad nacional, John Bolton.

Redacción NotiVenezuela.com