Miguel Pizarro denuncia que 70% de la matrícula escolar está asistiendo con útiles prestados

08/11/2018 Eucaris

La crisis económica y social que azota a Venezuela desde hace cinco años, golpea a todos los sectores sin piedad, pero lo viene haciendo con mayor saña desde 2017, cuando se desató la espiral hiperinflacionaria que aún parece no tener fin.

La gravedad de la situación ha llevado a los padres y representantes de los niños y adolescentes, a tomar medidas extremas ante la imposibilidad de comprar útiles y uniformes escolares e incluso a la hora de inscribir a sus hijos en los planteles educativos.

El diputado a la Asamblea Nacional por el estado Miranda Miguel Pizarro y miembro de la comisión permanente de Desarrollo Social, denunció este jueves que 70% de la matrícula escolar está asistiendo a clases con útiles prestados y uniformes donados, en vista de que sus padres no contaron con los recursos económicos necesarios para enfrentar este compromiso.

Durante la celebración del encuentro ciudadano “Se agrava la emergencia educativa”, celebrado en las oficinas administrativas de la Asamblea Nacional, el parlamentario denunció la grave situación que viene atravesando el sector educativo, como consecuencia de la negligencia gubernamental que ha derivado en una deserción alarmante de estudiantes y educadores.

De acuerdo con la información reseñada por el portal Unión Radio, Pizarro indicó que el oficialismo viene haciendo uso de unas cifras que está tratando de vender como “logros de la revolución”, cuando ellas sólo reflejan el fracaso de la gestión de Nicolás Maduro.

Más de 6 millones de niños venezolanos están acudiendo a clases sin útiles ni uniformes nuevos, es decir, que 70% de la matrícula escolar está cursando estudios con útiles prestados y uniformes donados, porque sus familias no pudieron, por efectos de la crisis, adquirir los implementos necesarios”, declaró a los medios de comunicación.

Esto quiere decir que siete de cada 10 muchachos está yendo a clases con uniformes usados o donados.

Al insistir en que el régimen de Nicolás Maduro está utilizando esos porcentajes como “propaganda”, Pizarro reveló que lamentablemente, hoy la educación pública venezolana no es competitiva.

La educación pública hoy no es competitiva y eso ocurre por la deserción de profesores y maestros, por la deserción escolar y por la baja calidad en la formación de los estudiantes en materias clave como Física, Química, Matemática, Historia y Lenguaje. Esto ha hecho una educación profundamente débil”, alertó el parlamentario.

Al respecto aclaró que la matrícula en la educación pública creció por dos razones fundamentales: primero, por la deserción escolar que ha permitido que se abran cupos nuevos y, segundo, porque las familias de clase media y clase media baja no poseen los recursos necesarios para enviar a sus hijos a colegios privados, viéndose en la obligación de migrarlos a los planteles públicos.

También te puede interesar Gobierno asegura que la educación del país se perfila entre las mejores del mundo

Pizarro también advirtió de las consecuencias a futuro, de la deserción escolar, que se ha convertido en un verdadero problema. Y esa deserción viene dada por la falta de recursos económicos de padres y representantes para comprar útiles y uniformes; por la escasez de alimentos en los hogares; por la suspensión del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en algunos planteles educativos; por el abandono de los docentes y; porque muchos niños y adolescentes se han visto en la necesidad de incorporarse al mercado laboral para ayudar en la manutención de sus hogares.

El parlamentario criticó al Ministro de Educación Aristóbulo Istúriz – quien es docente de profesión – no solamente por reconocer que el PAE está fallando en el país sino también porque su respuesta ha sido mandar a los colegios volver a los huertos escolares para que produzcan su alimento.

Voy a hablar de cifras oficiales del Ministerio de Educación, aportadas por quien fue docente y ahora dice a los maestros que hay que sembrar la comida y volver a los huertos escolares para que la aprecien. (Istúriz) ha reconocido que entre 2016 y 2018, mil 547 planteles escolares han perdido el Programa de Alimentación Escolar y eso significa que en mil 547 planteles públicos no le están sirviendo comida a los muchachos”, agregó.

Esta situación ha profundizado la crisis educativa por cuanto en Venezuela tres de cada 10 niños están comiendo sólo dos veces al día. “Para que tengamos idea del número, estamos hablando de dos millones 300 mil niños que no están recibiendo la alimentación que necesitan para su normal desarrollo y crecimiento”.

Hemos dicho que la educación es la única herramienta que iguala a los ciudadanos, es el único mecanismo que nos permite competir y que termina con la condena de que el lugar donde uno nace determina el futuro de cada quien”, concluyó.

Redacción NotiVenezuela