ONU incorpora a Venezuela en la lista negra de represores de activistas de DDHH

13/09/2018 Alicia

La Organización de Naciones Unidas (ONU), informó que Venezuela pasó a integrar la lista de países en los que se ejercen represalias sobre los activistas y defensores de los Derechos Humanos.

La incorporación de la Venezuela gobernada por la cúpula madurista fue anunciada este jueves, durante la presentación del Informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, correspondiente al 39º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos que se inició este lunes y culmina el 28 de septiembre.

El documento del organismo, ahora dirigido por la expresidenta chilena Michelle Bachelet, señala que representantes del gobierno de Nicolás Maduro, amenazaron y hostigaron a cuatro representantes de la sociedad civil en un evento del Consejo de Derechos Humanos, que se llevó a cabo en el 2017.

Entre las acciones se cita la amenaza de confiscación de los pasaportes de los activistas Alonso Medina Roa, Miembro de la Coalición por DDHH y la Democracia; Julio Henríquez del Foro Penal Venezolano, Laura Louza, Directora de la ONG Acceso a la Justicia Caraqueña, y Mercedes De Freitas, Directora Ejecutiva de Transparencia Venezuela.

Le puede interesar Codevida y CDH-UCAB en la ONU: “La crisis que sufre Venezuela tiene consecuencias devastadoras en la población”

El informe señala que son varios los representantes de la sociedad civil venezolana que han sido blanco del presidente de la impuesta Asamblea Constituyente Diosdado Cabello.

Los afectados acusan al también primer vicepresidente del partido del régimen (Psuv) de utilizar su programa de televisión para lanzar campañas de desprestigio contra los defensores de los derechos humanos, incluidos los que han cooperado con el Consejo de Derechos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En la actualidad “la gente enfrenta globalmente duras represalias e intimidación por cooperar con las Naciones Unidas en derechos humanos, una práctica vergonzosa”, se advierte en el informe.

Agrega que esta tendencia disuade a otros activistas de comprometerse con la ONU y resulta en una “autocensura” que imposibilita el trabajo de la organización internacional.

Redacción NotiVenezuela