Régimen cobró la vida de otro preso político que manifestó contra Maduro

07/02/2019 Chris Novoselic

Había pasado un año y tres meses desde su reclusión en el centro penal de la Urbina, cuando en la emergencia de la misma prisión, ubicada en Caracas, moría Virgilio Jiménez quien había sido trasladado de emergencia a centros hospitalarios, aunque devuelto de inmediato, por la extrema deshidratación a la que fue sometido en el interior del reclusorio.

Jiménez, de apenas 20 años de edad, se encontraba pagando una condena por supuestos actos de terrorismo que nunca se comprobaron, luego que saliera a finales de noviembre del 2017 a expresar su rechazo contra la dictadura de Nicolás Maduro.

Según el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) el pasado miércoles seis de febrero Virgilo se convirtió en el octavo preso político en morir en esa prisión, con causas sospechadas aunque aún desconocidas.

Luego que presentara un cuadro de deshidratación en su cuerpo, fue trasladado al centro médico donde se constató que estaba evacuando una gran cantidad de líquidos con coágulos de sangre, además presentó una hemorragia, informó el OVP.

Le puede interesar: Tanqueta de la FANB atropelló a motorizados en el estado Táchira

Días antes, Jiménez se había logrado contactar con sus familiares y las palabras que les transmitió no fueron nada alentadoras, más bien, fueron un presagio de muerte, en vista que Virgilio comentó que padecía una alta fiebre y les pidió medicamentos.

Las causas de su cuadro infeccioso que, posiblemente lo llevaron a la muerte, fueron fácilmente concluidas por sus familiares, quines constataron que Virgilo comía en condiciones precarias, dado que en la prisión degradaban toda condición humana.

En ocasiones, los alimentos llegaban con patas de cucarachas y a veces con gusanos, arroz puro “con algo” y arepa pura, son parte del menú diario de los presos, comentó Yoliani Uzcátegui, hermana del fallecido.

Sin embargo, Yoliana explica que llevó los remedios para combatir la fiebre de su hermano, pero no se los dejaron pasar, cuatro días después fue que se los recibieron, fueron pasando los días y la falta de atención hizo que el joven fuera empeorando.

El único delito de Virgilio fue salir a la calle en el 2017 a manifestar en contra del Gobierno de Maduro. Según sus familiares, fue detenido en Las Trinitarias, al este de Barquisimeto, le “sembraron” unas bombas lacrimógenas y fue imputado por terrorismo.

Redacción NotiVenezuela.com