Venezolanos necesitados deben rendirse ante las mafias medicinales en la frontera colombiana

11/02/2019 Ruben Seyer - Schr

Muchos venezolanos están pasando por el penoso viacrucis de buscar un medicamento para un tratamiento específico. Algunos han logrado cruzar la frontera para conseguir los medicamentos que, en muchos casos, han podido salvar la vida. Sin embargo, quienes se quedan tienen que vivir con la angustia de no saber si puedan comprarlo o conseguirlo para seguir viviendo.

Debido a la crisis, las mafias han logrado detectar la necesidad de la gente y venden los medicamentos, algunas veces de dudosa procedencia, a las personas que más lo necesitan. Muchas de estas mafias se apuestan en el puente Simón Bolívar, en la frontera entre Venezuela y Colombia.

Lea también: Este martes el Gobierno italiano anunciará su posición sobre Venezuela

Giovanni Plaza, venezolano portador de VIH, tuvo que ir hasta Colombia para conseguir los medicamentos, después de vivir una grave situación en Venezuela al no poder alimentarse correctamente o conseguir los antirretrovirales. En su estadía en Venezuela fue contagiado de Paludismo, cosa que agravó aún más su situación.

Una organización estadounidense que se encuentra en Cúcuta le ofreció los medicamentos de forma gratuita, gracias a ellos pudo salvar su vida. El oriundo de la Isla de Margarita tuvo que dejar a su hijo de 6 años atrás para poder salvarse.

La escasez de medicamentos en Venezuela ronda el 85 % en todo el país. Varias ONGs han informado que miles de venezolanos se encuentran en una situación delicada, donde sus vidas corren peligro por no tener acceso al medicamento adecuado para su patología.

En el puente Simón Bolívar, por ejemplo, se vendan 30 tabletas de acetaminofén (analgésico) a 60 centavos de dólar, mientras que en Bogotá, los mismos comprimidos valen 3.8 dólares.

En este sector se puede ver a venezolanos vendiendo desde analgésico, como acetaminofén, ibuprofeno o potencializadores sexuales, muchos alegan que los compran a mayoristas en la ciudad de Cúcuta.

En el puente, pueden pasar a diario unas 35.000 personas, por lo que puede ser un buen lugar para vender sus mercancías. La mayoría de los compradores vienen del país petrolero porque, en el Táchira por ejemplo, la escasez es enorme.

Redacción NotiVenezuela.com